Magazine Home
Tragedia y Redención en San Miguel

por Colette

Una tarde soleada de la semana, leí por casualidad una noticia del año pasado. Una joven de 19 años en España, ahogó a su gato negro metiéndolo en la lavadora. El gato sobrevivió al primer lavado, por lo que fue sometido a un segundo ciclo del cual no salió vivo.

Como si eso no fuera suficiente, grabó el sufrimiento del animal en video, mientras narraba sus acciones. Para luego compartir el video en su perfil de Instagram.

"Está muerto. Sí. El gato de la mala suerte", concluye al final de su grabación.

Su crueldad fue recriminada en línea, a lo cual respondió amenazando con seguir matando más animales, ahora con la foto de un perro al que sujeta del cuello y con la frase: “Próxima víctima. No queréis que mate gatos, pues ahora perros”.


Traté de darle un sentido a su horrible realidad. Traté de usar la empatía en lugar de ser un juez.
No es difícil imaginar que quizás ella siendo una inocente fue abusada. Comprendí que quizás a esta mujer se le había negado el amor y el respeto. Nadie se lo enseño. Y este es el resultado. Solo puedes dar lo que recibes.

A pesar de todo, ella es responsable de sus actos. Incluso ahora, tiene la capacidad de decidir lo correcto de lo incorrecto y el poder para curar sus heridas psicológicas.

Las cosas pueden empeorar.
Según el FBI, ciertas psicopatías, que degeneran en el maltrato e incluso el asesinato de personas, se identifican en la primera fase por abusos y malos tratos a los animales.

La joven ya ha sido arrestada. Por su delito, el Código Penal de España recomienda una pena de hasta un año y medio de prisión.

<•>

Esa misma tarde, después de leer este horror, salí a caminar. Estaba un poco abrumada y confundida. Intenté en mis reflexiones encontrar una respuesta a una sola pregunta: ¿Tendrá solución esta falta de amor en el mundo?

El Universo me dio la respuesta rápidamente.

A poca distancia frente a mí, sucedió algo peculiar. Una joven que caminaba cerca del mercado llevaba una bolsa transparente con croquetas para perros.
De la nada, se encontró con un perro callejero y lo llamó. Ella comenzó a acariciar su cabeza y luego lo alimentó. Pronto llegó otro par de perros, y por igual los llenó de amor y croquetas.

Lo que contemplé ante mi fue la antítesis de la noticia española. Esta joven en San Miguel, a través de su amabilidad, me mostró otro lado de la realidad. Sentí un gran alivio. Me di cuenta de que la mayoría de la gente sigue siendo buena.

Comencé mi caminata preguntándome, ¿tendrá solución la falta de amor en el mundo? El Universo respondió: "Sí, todavía hay esperanza, todos somos la solución".

Ahora tengo mi respuesta y también tengo un modelo a seguir. Si esta joven mujer con su bolsa de comida para perros puede esparcir amor en el mundo, entonces yo también puedo repartir amor en mi camino y tú en el tuyo.

“Todos somos la solución”

Gracias a esto volví a sentir mi alma ligera otra vez ... una vez más.

**************

Colette difiere: ¿Intentaré definir lo indefinible? ¿Como me explico a mi misma?

events @ sanmiguelevents.com

Subscribe / Suscribete  
If you receive San Miguel Events newsletter,
then you are already on our mailing list.    
   click ads
copyright 2019